una de veranos

No consigo vencer al insomnio y me he sumergido en lo absurdo de manera indecente; miento, en realidad, me he sumergido en lo indecente de manera absurda. El escapismo no se aleja de mí ni un segundo, se ha instalado en mi estómago y tira de él con fuerza.

Extraño a mi isla y a mi posada del fracaso. Todo era más fácil cuando los que habíamos perdido toda esperanza nos reuníamos en ese hostal para rendirnos y ahogarnos en la derrota. Todo quedaba claro y ordenado, sin malentendidos, y yo encajaba, como nunca he vuelto a encajar.

Necesito con urgencia una toma de tierra pero no sé dónde hay que ir a suplicar, y no sé si me ahogo por falta o por sobra de aire.

Advertisements

Una de textos

Aquello que escribí y que nunca más encontré todavía me persigue. La novela inacabada que llegó al otro lado del mundo y desapareció. La echo de menos y me veo incapaz de reescribirla.