acabo de re-leer…

“El Mago” de John Fowles y puedo asegurar que sigue siendo uno de los libros que más me cautivan. Disfruto sobremanera el darle vueltas, buscarle trampa y cartón, leerle los interlineados y subrayar lo poco que me queda por subrayarle. No hay nada como la primera vez que lees “El Mago”: las noches en vela, el abandonar tu vida para poder leer un capítulo más, las ganas y el terror de saber cómo termina, los sueños surrealistas a la hora de la siesta y el volver a la página 1 nada más acabar el libro. Hay que leerlo.