una de puntos

Llegar a lo ridículo y bañarse en él, revolcarse en él, fundirse con él. Mi abuela, que es inmortal y cree que soy su hermana, me enseñó – me sigue enseñando- que lo ridículo no tiene límites. Mi ridículo reside en las palabras, en dejar que creen el mundo que me rodea. Soy literal, no leo caras, no interpreto miradas, no traduzco el tacto, no relaciono sentidos. Si algo no se escribe o verbaliza no entra en mi mundo. Las cosas, personas o hechos sin nombre no existen para mí. En mi mundo no hay canciones sin letra, ni arte sin palabras, ni películas mudas. Mi ridículo reside, también, en los objetos y los animales, pero eso vendrá otro día, un día en el que no haya puntuado 37 en el nuevo test para la detección de Aspergers y Scott no ande buscando la manera de conseguirme una ayuda por incapacidad.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s