te deix, amor, la mar com a penyora

“No puc veure la mar perquè roman, enfora d’aquí, a l’altre cantó de la ciutat. Endolada, greixosa, quasi pudent, agombola, com una dida, vaixells de càrrega, iots i “golondrinas” ancorades en un racó del moll. Aquesta mar no s’assembla gens a la nostra. És una llenca metàl·lica, sense transparències, ni colors canviants. Coagulada a redols, endurida. Però l’enyor. L’enyor només perquè, en veure-la, pens que tu restes a l’altra banda i que de mar a mar, de riba a riba, hi ha menys camí que de ciutat a ciutat.” – Carme Riera

existencialismo de garrafón

Hace poco me confirmaron que sigo siendo yo. Hace no mucho tiempo me lo hubiera tomado a mal pero a día de hoy me ha alegrado saberlo porque creía realmente que me había perdido. Ahora que tengo restablecidos pues mis valores iniciales ya puedo escribir lo que me venga en gana. Soy una niña desnutrida comiendo arena a puñados en el patio del colegio; soy la insomne que maquina cogerte distraído; soy la gata callejera con el ojo colgando; soy Peter Pan jugando a la ruleta rusa.

acabo de leer…

“Lamentaciones de un prepucio” de Shalom Auslander. El autor es un tipo honesto, culto, con serias peculiaridades mentales y una familia jodida de verdad, lo cual da como resultado un libro interesante. No se lo recomendaría a todo el mundo pero a mi me ha gustado mucho  y me ha despertado una gran curiosidad por el autor. Shalom se atiborra de comida no kosher mientras disfruta de los servicios de una prostituta, se despierta por las noches pensando que Dios ha matado a su hijo simplemente para fastidiarlo, se pasea por casa de sus padres quemando pornografía, ve partidos de hockey en sabbath, no deja títere con cabeza al hablar de los colegios a los que atendió y fuma marihuana mientras habla por teléfono con su madre, reina del chantaje emocional y las lecciones teológicas.

Cuando le preguntan qué rol ha jugado en su vida su educación (en el seno de una familia judía ultra-ortodoxa), Auslander contesta: ¿Qué rol ha jugado en mi vida? ahora mismo vengo de ver a mi psiquiatra, ¿qué te parece eso como respuesta? Quince años en terapia y no he hecho ni un jodido progreso. He gastado todo mi dinero en terapia, y ése es el rol que juega mi educación. 

Me gusta el Sr. Auslander, despierta simpatía, admiración, unas ganas tremendas de que todo le vaya bien y un deseo sincero de que su locura se difumine lo suficiente para que pueda vivir un poco en paz.